Bitácora del Maestro: ¿Cómo leer los clásicos?